6.11.09

Otros conjuros

Aquí palabras de Juan Fernando García, poeta amigo de la Carne, que nos hizo conocer la poesía de Niní Bernardello y a la misma Niní. También leyó hace un par de años en el ciclo y trajo la espalda plateada del nadador de su libro Todo, la infancia en Necochea de La arenita, las imágenes de su Ramos generales.

Pocas veces sucede lo que sucedió en la “Noche de Brujas” de Carne Argentina. En los años que hace que transito por ciclos –incluidos los que alguna vez organicé– nunca vi público tan emocionado. Tres poetas enormes vinieron a dar de sí, en ese nosotros que arrastra a quienes escuchamos, lo mejor de su producción actual. Compañeras de rutas y de vidas, Diana Bellessi, Irene Gruss y Niní Bernardello desplegaron sus voces en una mesa que, entretejiendo paisajes y soledades, se atisba como uno de los momentos memorables que la generosidad de Julián, Selva y Alejandra atesorarán como recompensa de estos días. En ese tráfico de lo público y lo íntimo, vibra la pared de Gruss, saltan aún en la estela de la memoria las cabritas isleras de Bellessi y brilla la carta que Bernardello abrió desde su lejano Río Grande, para volver a demostrarnos que es una de nuestras mejores poetas. Y las tres lo son.

Vibraciones, ecos amorosos, celebro lo dicho en Poesía, magistralmente. Juan Fernando García.



1 comentario:

Ana dijo...

Qué hermoso!!, cómo me lo perdí...
era el cumpleaños de mi hija, de otro modo nada me hubiera alejado de ahí
un beso grandote y los super felicito!