14.12.09

Ana Cerri

Mentiras que era loco. La vida fue demasiado para él, pero no nació loco. Esa cuestión de no saber cómo defenderse, indudablemente, lo había afectado, pero no era loco.
Cuando Agustín cumplió dieciséis años, su padre le regaló una escopeta vieja que se andaba disparando sola. Más que por el cumpleaños, fue por los ladrones de gallinas que asolaban los nidales peor que las comadrejas. La cuestión es que se la regaló y el muchacho andaba por ahí con su escopeta como en un resplandor. No la dejaba ni a sol ni a sombra y hasta se la llevaba a la cama, como se lleva a una virgen al tálamo nupcial.
Una tarde se puso con el pulgar tapando justo la boca del caño, la culata en el piso y la pierna derecha, flexionada, delante de la izquierda, como posando para un fotógrafo de plaza. Tenía que lucirse con su fusil. Quería impresionar a la hija del sastre de la que estaba perdidamente enamorado y frente a su puerta, se apostó. No exactamente frente a la puerta, sino cruzando la calle, para que ella lo viera en perspectiva.
Se le reventaba el corazón; lo escuchaba en estallidos y cuando ella apareció, creyó caerse en un pozo sin término como esos de los sueños, en los que uno cae, cae, cae… (...) Dos tiros, relato inédito.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Amigos de Carne: un placer la noche del 10/12. Despedida a toda gala. Diversidad, calidad y...conclusiones. 1)Importante escribir bien; 2)Mucho mas, leer bien; 3)Contar una voz y un sentimiento como el de Ana Cerri. Aun me resuena la calidez y el silencio que estallo como las lagrimas de la mujer del primer cuento, la atencion arrobada como la de los primos de Marmara y el aplauso final, que se disparo como la escopeta de Agustin...y aun se dispara en mi interior, de vez en cuando. Gracias por este placer final.

Nelita dijo...

Felicitaciones Ana! Puedo imaginar cómo cautivaste al público con tus maravillosos cuentos.
Esto es sólo el comienzo de tu popularidad. Sabia que eso en algún momento,tenía que pasar. Espero, sin embargo, seguir teniendo el privilegio de alguna "lectura preliminar".
Abrazo!
Una amiga

maria dijo...

...Haber ido o no haber podido ir...que mas da!.
Conozco a Ana Cerri y tuve el privilegio de haber sido testigo silencioso y anonadado de algunos de sus cuentos; recien nacidos, diria.
Siempre supe que este era su destino : eternizar a ``Sherezade`` para que todos muramos un poco menos. Bravo Ana!

fernanda dijo...

Gracias...Anna,tus cuentos,tienen la
capacidad de despertar imagenes vívidas,tiernas o crueles , pero siempre creíbles...y con el final tajante...justo...apropiado.
La publicación de los mismos,será una fiesta para todos....y una recompensa a tu silenciosa creatividad.....

La Cholita dijo...

Lei algunos cuentos de Ana, que lindos. Gracias Ana o Pirucha para mi. Gracias por traerme otra vez a nuestra infancia vivida alla en nuestro natal Soldini. Gracias por acercarme, a pesar de estar tan lejos fisicamente, en la otra punta del Continente Americano, a la infancia que compartimos en nuestra escuela primaria, por los personajes que ambas conocemos, por los lugares que ambas compartimos y gracias por volver a mi vida tantisimos años despues. Tus cuentos...sencillamente GENIALES... de una emocion indescriptibles, de detalles especiales, de rinconcitos en el corazon. Te felicito y te quiero. Soy la otra Ana, pero no Pirucha, si no Cholita. 04/17/2010